Informe anual 2008: El problema de la drogodependencia en Europa

Los daños causados por las drogas constituyen un problema social y de salud pública de primer orden en toda la Unión y el resto del mundo. Según el (artículo 152 del Tratado), al definir y ejecutar toda política o acción, la UE tiene la obligación de garantizar un alto nivel de protección de la salud humana. El Tratado establece de modo explícito que la UE “complementará la acción de los Estados miembros dirigida a reducir los daños a la salud producidos por las drogas, incluidas la información y la prevención.”

Informe completo
EU Salud Pública

Según cifras del Observatorio Europeo de la Droga y las Toxicomanías (OEDT) en 2007, de 1990 a 2004 hubo entre 6.500 y 9.000 muertes por sobredosis al año, lo que eleva a un total de 122.000 el número de fallecimientos a lo largo de ese periodo. En el conjunto de la UE, las drogas ocasionaron el 4% del total de muertes de personas de entre 15 y 39 años de edad. En algunos países, la proporción de jóvenes fallecidos por esta causa alcanza el 7% (si bien es más realista un porcentaje del 10%, en particular dada la tendencia a no informar de estos casos). Cada añor se registran en la UE unos 400 fallecimientos relacionados con el consumo de cocaína.

Los datos más recientes confirman que el cannabis es la sustancia ilícita más consumida en Europa, sobre todo entre la población joven. Cálculos recientes de la prevalencia del consumo problemático de opiáceos a nivel nacional la sitúan entre 1 y 6 casos por cada 1000 personas de entre 15 y 64 años de edad. En toda Europa siguen observándose indicios de que el consumo de anfetaminas y éxtasistiende a estabilizarse o incluso disminuir. Pero no hay datos recientes que confirmen los indicios de estabilización del consumo de cocaína por adultos jóvenes que apreciaba el Informe Anual de 2006 del OEDT.

En 2005, el número de tratamientos de sustitución (sobre todo con metadona y buprenorfina) en los países miembros de la UE y Noruega se calculaba en un mínimo de 585.000 (incluidos muchos pacientes ya en tratamiento con anterioridad). En muchos países, las drogas para las que se solicita tratamiento siguen siendo sobre todo opiáceos (en particular, la heroína). En 2000 hubo un total de 326.000 solicitudes de tratamiento (según el “indicador de demanda de tratamiento” o IDT) para todos los tipos de drogas. En un 40 % se trataba de opiáceos, un 46% de los cuales por vía intravenosa, y en un 20% de cannabis (por lo general tratados en régimen ambulatorio).

En toda Europa, la transmisión del VIH sigue siendo especialmente preocupante entre los consumidores de drogas por vía intravenosa, aunque la mayor parte de los países notifican índices bajos de nuevas infecciones por el VIH atribuibles a la inyección de droga. El OEDT estima que, en la UE, hasta 200.000 personas infectadas por el VIH son o han sido consumidores de drogas por vía intravenosa. En este colectivo se calcula en 3.500 al año el número de nuevos casos de infección por el VIH diagnosticados al año en la UE: el problema sanitario sigue pues siendo considerable. Pero la situación es mucho peor aún en cuanto a índices de infección por el virus de la hepatitis C, que se mantienen casi universalmente altos entre los consumidores de drogas por vía intravenosa: se calcula que 1 millón de consumidores actuales o anteriores por esta vía están infectados, de los cuales un número considerable ya ha abandonado la droga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *